China como oportunidad para América Latina

Distintas posturas se encuentran al enfrentarse con el actual desarrollo de China. Hay quienes lo ven como una amenaza y quienes lo ven como una excelente oportunidad comercial, tanto para la importación como para la exportación. También se suele analizar con recelo el rol de China dentro del contexto de crisis económica mundial. Cualquiera sea la posición, antes de adoptar alguna lo primero que hay que hacer es analizar con profundidad la coyuntura actual y las perspectivas a futuro.

Comencemos por analizar algunas cifras respecto al desarrollo de China:

  • Desde su apertura, hace 30 años, el crecimiento medio anual acumulativo es de 9,5%.
  • Durante el 2009, en plena crisis financiera mundial en la que el mundo sufría una caída en el producto de 0,8% (3,2% para los países industrializados), China alcanzaba un crecimiento de aproximadamente 9%, gracias a políticas de estimulo económico muy fuertes.
  • Se proyecta que durante los próximos cinco años el crecimiento será de entre el 8% y 9%.
  • También en 2009, cuando el comercio mundial caía 12%, China sobrepasaba a Alemania como el primer exportador de bienes a nivel mundial. Al mismo tiempo, sus importaciones han ido en aumento constante, ofreciendo enormes oportunidades para el resto de los países.
  • La recuperación de la economía mundial durante los próximos años estará liderada por economías en desarrollo como la de Brasil y China, y se estima que para el 2020 la economía China supere a la de Estados Unidos.

Dentro de este contexto se encuentran diferentes maneras de abordar la situación. Hace unos días el ministro de Comercio chino, Chen Deming, en declaraciones a Shanghai Daily sostuvo que antes de seguir abriendo su mercado al extranjero, China pedirá “algo a cambio”, en respuesta a las crecientes políticas proteccionistas con que se topan las inversiones chinas en el extranjero. “Los bancos chinos encuentran muy difícil invertir en los Estados Unidos, lo que convierte en desigual los pedidos de Estados Unidos para que China permita fusiones y adquisiciones en nuestro sector financiero” afirmó. Remarcó también que se ha presenciado una nueva ola de proteccionismo, con China como su principal víctima, y que desea que en el futuro cercano el resto de los países sean más receptivos a las inversiones chinas.

Al respecto, Reuters reportó que Chen planea liderar una delegación por Europa el año que viene que buscara promocionar intercambios e inversiones en diversos países europeos, esperando que la crísis que afrontan los impulse a estar más abiertos a inversiones extranjeras.

¿Cómo afronta América Latina este presente? Durante la ultima década América Latina y el Caribe han ido aumentando su participación tanto en las importaciones como en las exportaciones chinas, alcanzando el 6% para ambos rubros.

En el 2009, producto de la crisis, las exportaciones de la región hacia Europa y los Estados Unidos cayeron 28% y 26% respectivamente, sin embargo crecieron 5% las dirigidas a China, demostrando el rol fundamental de China como destino de sus exportaciones. En la actualidad, Estados Unidos en primer lugar y la Unión Europea en segundo son los principales destinos de exportaciones de la región, sin embargo las proyecciones indican que para el año 2020 China superara a la Unión Europea.

Respecto a las importaciones la situación es similar, con Estados Unidos y la Unión Europea siendo los principales socios, aunque con una tendencia proyectando para el año 2015 el momento en que China supere a la Unión Europea como segundo exportador a la región, con productos electrónicos, equipamiento y maquinaria, productos textiles y partes y piezas siendo los principales impulsores del aumento.

Pese a la indudable importancia de China como socio comercial para Latino América y el Caribe, la realidad individual de cada nación es sumamente variada. Para Sudamerica se ha convertido en un mercado clave para la importación y exportación. Los casos emblemáticos, con notables incrementos en el porcentaje de exportaciones a China sobre el total de sus exportaciones, son los de Brasil (11%), Chile (18%) y Perú (9%). El único país que presento disminución fue Paraguay. Chile destina el 13% de sus exportaciones a China, seguido por Perú (11%), Argentina (9%) y Brasil (7%). Las exportaciones se basan en productos primarios y en manufacturas basadas en recursos naturales. Algunos de los ejemplos de mayor relevancia son la soja, el crudo de petroleo o los minerales (cobre, minerales de hierro).

En cuanto a las importaciones, para Paraguay el 27% de sus importaciones totales proviene de China, el 11% para Chile y Argentina y el 10% para Brasil y Colombia.

Las inversiones por parte de China en la región también han visto incrementos durante la ultima década, diversificadas en en los sectores de recursos naturales, manufacturas y servicios.

Este pantallazo habla a las claras sobre la importancia que ha ido adquiriendo China dentro de Latino América y el Caribe durante la ultima década

Repasando la situación, nos encontramos a una China que presenta crecimiento dentro de un contexto de crisis económica mundial por lo que su consumo también seguira creciendo; que ha ido incrementando fuertemente su importancia como socio estratégico para América Latina y el Caribe; que demuestra su fuerte interés comercial por la región (ya a fines de 2008 China definió sus objetivos estratégicos referidos a la región en el Libro Blanco, donde se reconoce el potencial de la región) y que enfrenta políticas proteccionistas por parte de la Unión Europea y Estados Unidos.

La realidad demuestra que se presentan grandes oportunidades de profundizar los lazos con el gigante asiatico, pero es momento de realizar esfuerzos conjuntos en la región para definir prioridades consensuadas en las relaciones con China que respondan al Libro Blanco y así aprovechar el enorme potencial para concretar relaciones que brinden beneficio muto a ambas partes. ¿Será posible derribar trabas históricas propias de la región para poder generar una coyuntura adecuada que permita una mayor integración con el mercado chino? ¿Cómo hacer para profundizar las relaciones limitando lo maximo posible que las importaciones chinas afecten las industrias locales que tienen que competirles?

El momento es ahora. Está en nosotros resolver la manera de obtener el mayor beneficio de esta enorme oportunidad que se nos presenta.